Archivo de la categoría: René

Institución de los ministerios de acólito y lector

El pasado sábado 25 de febrero tuvo lugar en la catedral de Palencia la ceremonia de institución en los ministerios de acólito y lector de los 3 seminaristas de la diócesis. La Eucaristía fue presidida por el Obispo, D. Manuel Herrero, y a la misma acudió un buen número del clero palentino, muchos fieles de la diócesis, y también algunos de los compañeros de los seminaristas en Madrid. Con la recepción de los ministerios de acólito y lector, los seminaristas ayudaron durante la ceremonia al Obispo en la preparación del altar, en la purificación de los vasos sagrados y en la reserva del Santísimo en el Sagrario, así como a repartir la Sagrada Comunión.

Estos ministerios,que también son laicales, se reciben durante el período de formación sacerdotal en el seminario, con vistas a una futura ordenación presbiteral, de manera que los candidatos al sacerdocio vayan conociendo y ejerciendo las tareas más directamente relacionadas con el culto, como servidores del altar y encargados de leer la Palabra de Dios.

Admisión a las órdenes de los seminaristas palentinos

sagradasordenes

El pasado domingo 8 de mayo, los tres seminaristas palentinos (Álvaro, René y Daniel) recibimos el rito de admisión al Orden Sagrado, en una Eucaristía presidida por el obispo auxiliar de Madrid, D. Juan Antonio Martínez Camino, y concelebrada, entre otros sacerdotes, por el administrador diocesano de Palencia, D. Antonio Gómez Cantero.

Este rito se realiza cuando consta que el propósito de los aspirantes a las órdenes ha alcanzado la suficiente madurez. Así, los seminaristas manifestamos públicamente nuestro propósito de recibir las órdenes sagradas. Durante el rito fuimos preguntados acerca de si estamos dispuestos a completar nuestra preparación, como respuesta al Señor, para llegar a la aptitud necesaria para recibir a su tiempo el ministerio en la Iglesia por medio del orden sagrado. También se nos preguntó si queríamos formar nuestro espíritu para ser capaces de servir fielmente a Cristo y a la Iglesia. Una vez aceptado nuestro propósito, y tras la oración de fieles por los candidatos, el obispo pidió a Dios la bendición sobre los candidatos, para que perseveremos en nuestra vocación. Al final de la ceremonia, el seminario nos regaló un ejemplar del pontifical romano para la ordenación del Obispo, presbítero y diácono, y el administrador diocesano nos obsequió con la edición de “La Biblia Joven”, de la Conferencia Episcopal.

Junto a los seminaristas palentinos, recibieron también el rito de admisión otros 13 compañeros nuestros en el seminario de Madrid, de la diócesis de Madrid, y de San Juan de Puerto Rico. También pudieron acudir nuestras familias a esta celebración, así como el administrador diocesano.

El haber recibido este rito supone, para nosotros seminaristas, una confirmación por parte de la Iglesia de que la vocación que hemos recibido viene del Señor y no de nosotros. Por ello, los tres estamos muy alegres, y confiados en que el Señor nos acompaña, dándonos la energía necesaria para poder continuar y completar nuestra formación de cara a que en un futuro podamos recibir las órdenes del diaconado y el presbiterado.

Pastoral de exequias

SAM_1718

Durante los últimos días del verano, antes de comenzar el curso, tanto Daniel como René están realizando en Madrid una pastoral de exequias. René está en el cementerio de la Almudena de Madrid, y Daniel en el cementerio sur. Durante una semana, atienden a las familias que acuden al cementerio para enterrar a un ser querido que acaba de fallecer, oficiando el responso por el difunto. En el responso piden a Dios por el eterno descanso de su alma, para que perdone los pecados del fallecido y que, purificado, llegue pronto a habitar junto al Padre.

Pese a las dificultades propias de una pastoral como esta, es una experiencia que a ambos les está resultando muy positiva. Ante la muerte, los cristianos tenemos la esperanza puesta en la resurrección y la vida eterna. Y estos días están ayudando tanto a Daniel como a René a ser conscientes de esta verdad, a la vez que escuchan, dan consuelo a las familias de los fallecidos, y rezan por los difuntos.

  12000851_10204278111382196_6286510952422917577_o

Javierada 2015

IMG_0152

Hace un mes que comenzaron a comentar en la parroquia donde tengo la pastoral, San Jorge, la posibilidad de hacer una peregrinación al Pueblo de Javier en Navarra: la Javierada. Aquí se encuentra la casa natal de uno de los mayores evangelizadores de la historia de la Iglesia, San Francisco Javier, nacido en 1506 en Javier y que murió en 1552 a las puertas de China. Este año la peregrinación a Javier tenía un nota especial, se cumplían 75 años desde la primera Javierada.

El viernes 6 de marzo salíamos desde la parroquia de San Jorge 50 jóvenes en dirección al seminario de Pamplona. No fuimos solos, pues otros 350 jóvenes de parroquias de Madrid, bajo la dirección de la Acción Católica General, llegamos para dormir en Pamplona. Antes de salir de la parroquia, Fernando, el sacerdote que nos acompañó, nos invitó a ofrecer esta peregrinación por alguien y estar abiertos a la voz de Dios.

Llegamos al seminario de Pamplona con saco y esterilla bajo el brazo para pasar la noche. Dos salas grandes, una para chicos y otra para las chicas, fueron nuestro alojamiento. Por la mañana nos levantamos pronto para celebrar la eucaristía y salir a caminar. La parábola del Hijo pródigo fue el hilo conductor, pues así lo marcó la liturgia del sábado 7 de marzo. Sobre las 11 de la mañana comenzamos a andar. Un día espléndido, como no se veía por tierras navarras desde hace meses, nos acompañó. El camino fue muy sencillo, por senderos de tierra, hasta llegar a un cañón espectacular lleno de vegetación y bañado por un río lleno de agua por el deshielo. Paramos durante el camino varias veces para descansar y reunificar a un grupo tan numeroso. Sobre las 2 de la tarde, y a unos 8 km de Javier, paramos a comer. El calor apretaba y la sombra fue una buena compañera. A las 3 salimos camino de Javier. Se nos invitó a tener ratos de silencio y por grupos rezar el Vía Crucis. En un par de horas tuvimos delante el castillo de Javier. Luego disfrutamos de un rato de descanso, y cuando todos hubimos llegado tuvimos la tradicional foto de grupo frente al castillo de Javier.

Llegó el momento de volver a improvisar un enorme dormitorio en el espacio que nos habían proporcionado muy cerca del castillo. Después de cenar, en el mismo alojamiento, tuvimos una vigilia de adoración guiada por textos de Santa Teresa de Jesús. Antes de terminar, el obispo de Pamplona, Don Francisco, nos visitó para felicitarnos por haber peregrinado a Javier y nos animó a dar todo a Cristo.

El domingo por la mañana recogimos todo, desayunamos y rezamos laudes. A las 10 de la mañana estábamos todos en la explanada del Castillo para la misa final.  Se recordó en la misa a los miles de misioneros que están en el mundo y también se tuvo presentes a todos lo que ya han muerto y que peregrinaron durante años a la casa natal de Javier.

NO SE APARTÓ DE AQUEL QUE HABÍA HECHO A SU IMAGEN

CuImageando Dios modeló al hombre a su imagen, deseó verle transcurrir su vida en el jardín de las delicias. Pero el hombre, engañado por un diablo envidioso, infringió la voluntad divina y sucumbió bajo el dominio de la muerte. Transmitió a sus descendientes la deuda de su servidumbre y también ellos quedaron heridos con la misma desgracia (…)

Pero el Señor, con su amor, viendo su propia obra sometida a la muerte, no se apartó eternamente de aquel que había hecho a su imagen; en cada generación, vino a verlo y no lo abandonó

PSEUDO GREGORIO, Homilía

¡ FELIZ DÍA DE LA ENCARNACIÓN!