Archivo de la categoría: Seminario en Palencia

Institución de los ministerios de acólito y lector

El pasado sábado 25 de febrero tuvo lugar en la catedral de Palencia la ceremonia de institución en los ministerios de acólito y lector de los 3 seminaristas de la diócesis. La Eucaristía fue presidida por el Obispo, D. Manuel Herrero, y a la misma acudió un buen número del clero palentino, muchos fieles de la diócesis, y también algunos de los compañeros de los seminaristas en Madrid. Con la recepción de los ministerios de acólito y lector, los seminaristas ayudaron durante la ceremonia al Obispo en la preparación del altar, en la purificación de los vasos sagrados y en la reserva del Santísimo en el Sagrario, así como a repartir la Sagrada Comunión.

Estos ministerios,que también son laicales, se reciben durante el período de formación sacerdotal en el seminario, con vistas a una futura ordenación presbiteral, de manera que los candidatos al sacerdocio vayan conociendo y ejerciendo las tareas más directamente relacionadas con el culto, como servidores del altar y encargados de leer la Palabra de Dios.

Anuncios

Encuentro de seminaristas de la región del Duero en Palencia

DSC02384

Los seminaristas de la Región del Duero y la Rioja nos reunimos dos veces al año: una antes de comenzar el curso, en septiembre, y otra por primavera. Este año Palencia ha sido la diócesis elegida para este encuentro.

Este año hemos sido unos 50, entre formadores y seminaristas, en el fin de semana del 8 al 10 de abril. El viernes por la tarde comenzaban a llegar a la casa de ejercicios de los misioneros del Verbo Divino, en Dueñas, los seminaristas de las 10 diócesis (Ciudad Rodrigo, Salamanca, Zamora, Ávila, Segovia, Valladolid, Palencia, Burgos, Osma-Soria y Calahorra y la Calzada-Logroño). Con las vísperas dábamos comienzo a este breve pero intenso encuentro. Después de la cena, nos poníamos en camino hacia Palencia capital, para tener una visita nocturna a la catedral. Todos quedaron impresionados por el tamaño y la belleza de la seo.

El sábado 9 de abril se presentaba con muchas actividades. El tema escogido a tratar era la misericordia, en el marco de este año jubilar. El encargado de ayudarnos a profundizar en este tema fue el teólogo Don Eloy Bueno, profesor en la Universidad de teología del norte de España, en Burgos. Una primera charla de reflexión teológica daba paso a una segunda sobre las consecuencias de esta vivencia de la misericordia en la vida pastoral. Las charlas terminaron con un coloquio de los seminaristas con el ponente. Por la tarde, nos pusimos pronto en marcha, pues teníamos unos 80 km hasta llegar a la Villa Romana de la Olmeda, cerca de Saldaña. Sobre las cinco de la tarde comenzábamos todo el grupo una visita guiada al complejo. La magnífica conservación de los mosaicos y el detallado conocimiento de la villa en sus orígenes nos sorprendieron a todos. Desde el yacimiento bajamos a Carrión de los Condes para rezar vísperas en la parroquia, junto con la comunidad parroquial y la orden religiosa de las Agustinas de la Conversión, que atienden el albergue de la parroquia.  Antes de las vísperas, pudimos visitar el monasterio de San Zoilo, antiguo seminario menor de Palencia y en sus orígenes abadía cluniacense. Al final de la tarde regresamos a Dueñas para cenar. Los que todavía tenían fuerzas fueron a pasear por Dueñas.

El domingo comenzaba con las laudes dominicales. Para poder sacar el máximo fruto a las charlas de Don Eloy, este nos ofreció unas preguntas para tratar en pequeños grupos. Después de reflexionar y compartir, cada grupo expuso sus conclusiones. A las 11 de la mañana nos poníamos en camino hacia la catedral de Palencia para la Eucaristía. Antes de celebrar la misa, una hermana nazarena nos explicó, ante el sepulcro de su fundador, la vida y espiritualidad del Beato Manuel González, quien en poco tiempo será canonizado por el Santo Padre. A las 12 en punto, en el altar mayor de la catedral, el Administrador diocesano, Don Antonio Gómez, presidía la misa de clausura del encuentro. Al término de la misma pudimos dar un paseo y tomar el aperitivo antes de volver a la casa. Después de la comida nos despedíamos con ganas de volver a juntarnos en el próximo encuentro de comienzo de curso.

Estos encuentros suponen una gran oportunidad de poder compartir visiones y experiencias pastorales entre los seminaristas de la zona castellana y riojana, además de poder aprovechar para rezar juntos y fortalecer lazos de amistad. Damos gracias a Dios por estos días de convivencia y formación. Pidamos a Dios la gracia de ser cada año más en este encuentro.

Nuestra Semana Santa

En esta Semana Santa que celebrábamos hace unos días, rememorando y haciendo presentes los misterios centrales de nuestra fe (pasión, muerte y resurrección del Señor), los seminaristas de Palencia hemos estado repartidos en diferentes unidades pastorales de la provincia.

fromistaAsí, Álvaro pasó el Triduo Pascual en la Unidad Pastoral de Frómista, con el sacerdote d. Juan Carlos. Con él pudo recorrer las distintas poblaciones de la unidad pastoral, conocer a sus habitantes, y participar en los actos litúrgicos. Para Álvaro, “la Semana Santa es el tiempo en que nuestra inmersión en la labor pastoral de la diócesis es mayor. Supone una gran oportunidad para vivir el Triduo Santo junto a alguno de los sacerdotes de la diócesis, de poder convivir y aprender de aquellos que llevan años entregando su vida por Jesucristo, en favor de la Iglesia. Agradezco a D. Juan Carlos, párroco de la U.P. de Frómista, su cariñosa acogida y la fraternidad que me ha mostrado en estos días, signo de la comunión fraterna propia del ministerio sacerdotal“.

ampudiaPor su parte, René estuvo los días del Triduo destinado en la Unidad Pastoral de Ampudia, al sur de la provincia, pasando estos días junto con el sacerdote D. David. Estos días han sido especiales también para René, quien cuenta que: “una torre muy alta y esbelta me recibió: la colegiata de Ampudia, que se alza sobre la llanura castellana. Fueron cuatro días sin parar. La unidad pastoral de Ampudia tiene otros 5 pueblos y un solo sacerdote, que atiende estos pueblecitos pequeños, y que en estas fechas aumentan su población en algunos habitantes. El jueves santo presidí dos liturgias de la palabra y el viernes santo dos celebraciones de la Pasión. La hora santa del jueves en Ampudia fue un momento de oración sencilla pero profunda. Han sido unos días de mucho trabajo, de convivencia, y también de poder conocer mejor la diócesis“.

.

iglesia cerveraDaniel estuvo destinado en el norte de la provincia, en la Unidad Pastoral de Cervera de Pisuerga. Allí compartió estos días con el sacerdote, d. José Luis, celebrando los Santos Oficios en varias pequeñas poblaciones, como Ligüérzana, Colmenares de Ojeda, Amayuelas de Ojeda y Rebanal de las Llantas, además de estar presente en la iglesia parroquial de Cervera, Santa María del Castillo, en la hora santa del Jueves Santo y el viacrucis del Viernes Santo. “Han sido unos días de intensas celebraciones, de las cuales me llevo conmigo el haber podido compartir estos días santos tanto con el sacerdote que me acogía, con quien he podido hablar y compartir vida, así como con las gentes con las que me he encontrado en cada uno de los pueblos donde he estado, agradecidas por poder celebrar los oficios de Semana Santa, pese a ser pequeñas comunidades“.

Convivencia en Palencia

Naza1

El fin de semana pasado, los seminaristas de 4º curso del seminario (en el que están Daniel y Álvaro), participamos en una convivencia de revisión en Palencia. Estas convivencias las organiza el seminario de Madrid (una en enero y otra en junio), por cursos, para revisar cada uno de los seminaristas cómo se encuentra personalmente en el seminario, con ocasión de estar, aproximadamente, hacia la mitad del curso.

En esta ocasión, los seminaristas de 4º nos alojamos en la casa de espiritualidad de Santa María de Nazaret, a las afueras de Palencia, que llevan las Misioneras Eucarísticas de Nazaret (congregación que fundó el beato Manuel González). Así, el viernes, según llegamos a Palencia, tuvimos una tarde de retiro y oración en la casa, para preparar la revisión. Finalizamos el día viendo una película.

El sábado dedicamos el día completo a la revisión personal y comunitaria, donde los seminaristas pudimos expresar cómo nos encontramos en este momento, y hacer aportaciones a la situación de nuestros compañeros. Al final del día nos acercamos a la ciudad para cenar juntos y dar un paseo.

El domingo lo pudimos dedicar a visitar algunas zonas de la ciudad. A lo largo de la mañana pudimos visitar la catedral de Palencia (la cual gustó mucho a nuestros compañeros de Madrid) durante 2 horas, acompañados de uno de los miembros del cabildo de la catedral, don Amador, quien nos explicó con detalle cada uno de los rincones de nuestra Seo. Tuvimos la suerte también de poder subir al triforio, recientemente abierto para turistas. Continuamos la visita en el museo del Beato Manuel González de la mano de la hermana Ana María (vicepostuladora de la causa de canonización del Beato), que está en la casa que las hermanas nazarenas tienen en el centro de la ciudad. Tras un paseo por la ciudad, dedicamos una hora de oración en la adoración perpetua que está en el templo de las Claras, y terminamos la mañana con la Eucaristía en la parroquia de San Lázaro, presidida por el administrador diocesano, d. Antonio. El administrador nos acompañó en la comida, y pudimos compartir un rato de experiencias con él.

Solemnidad de San Antolín

11896461_902507296495928_1644244841311339193_o

En el día de ayer los seminaristas participamos en la eucaristía de la catedral en honor al patrón de nuestra diócesis palentina, San Antolín. Presidió la eucaristía el administrador diocesano, d. Antonio Gómez Cantero, quien en la homilía destacó la verdad del martirio, y cómo en el siglo XXI este martirio sigue existiendo de diversas maneras. Fue una homilía dedicada a remover conciencias, para no quedarnos parados e indolentes ante el martirio que siguen sufriendo los cristianos en el día de hoy, pues, ¿qué daño han hecho los que derraman su sangre por Cristo?

Además, D. Antonio aprovechó para recordar a los fieles que en unos pocos meses comienza el Año Jubilar de la Misericordia, convocado por el papa Francisco. Y finalizó la homilía animando a los fieles que posteriormente bajarían a cumplir con la tradición de bajar a beber del agua de la cripta de San Antolín a que no se queden en la superficialidad de la tradición, sino que se renueven como creyentes y testigos (mártires) en las aguas en las que tantos palentinos fueron bautizados durante muchos siglos.

La homilía completa se puede leer y escuchar en la web de la diócesis: http://www.diocesispalencia.es

Los seminaristas, por nuestra parte, nos encomendamos a la intercesión del patrón de nuestra diócesis, San Antolín, y le pedimos por la diócesis de Palencia, para que el Señor envíe pronto a un nuevo obispo, y también por el aumento y santidad de todas las vocaciones, en especial la sacerdotal.

Acogida cristiana en el Camino de Santiago

image

Entre el 7 y el 16 de agosto, Álvaro ha estado en albergue parroquial de Carrión de los Condes, donde cada día las Hnas. Agustinas del monasterio de la Conversión, acogen a unos 50 peregrinos de diferentes nacionalidades, en mitad su peregrinaje hasta la tumba del apóstol Santiago. Durante estos días ha podido comprobar, en primera mano, la gran labor de acogida y la tarea apostólica que se realiza en nuestra diócesis con los peregrinos que pasan cada día por la ciudad palentina.

La jornada de las hermanas y los hospitaleros comienza con el rezo del Oficio de lecturas, la meditación del Evangelio y el rezo de Laudes, a las 6:30 de la mañana. Después del desayuno comienzan las tareas de limpieza y acondicionamiento del albergue para que, cuando los peregrinos lleguen, encuentren el lugar lo más acogedor y confortable posible. A las 12 abre sus puertas el albergue parroquial de Santa María, donde los peregrinos son recibidos con la mejor de las sonrisas y un vaso de zumo o té que las hermanas les ofrecen para tratar de calmar su sed. Tras unas horas de acogida y de atención a los peregrinos, comienzan las actividades de la tarde con el rezo de las Vísperas (17:30) a las que sigue el encuentro musical (18:00) al que se acercan cada tarde vecinos de Carrión y peregrinos de otros albergues a disfrutar compartiendo sus cantos y habilidades musicales. Tras el encuentro y antes de la celebración de la Santa Misa en iglesia parroquial (20:00), se ultiman los preparativos para la cena compartida que tendrá lugar tras la bendición del peregrino, que se imparte después de la celebración de la Eucaristía.

La labor del albergue Santa María, no es una simple acogida sin más. Se trata de un constante memorial de la parábola del buen samaritano donde sacerdotes, hermanas y hospitaleros se desviven por hacer del Amor la seña de identidad del cristiano, llamado a cuidar del prójimo como el mismo Cristo hace con cada uno de nosotros cada día.

Agradecemos a D. Julio, D. Nacho y a la Comunidad de la Conversión su empeño por convertir a la parroquia de Carrión de los Condes en un testimonio visible del amor de Dios en medio del mundo.

image

29ª peregrinación diocesana a Lourdes

11822574_887766104636714_4849158950181596196_n

 

Del 1 al 5 de agosto los seminaristas participamos en la 29ª peregrinación diocesana a Lourdes. De la diócesis acudieron unos 300 peregrinos, entre los que se encontraban enfermos, voluntarios, sacerdotes, médicos y enfermeros y jóvenes. A lo largo de estos 5 días hemos podido participar de varios de los actos que tienen lugar en el santuario mariano: el rosario de la procesión de antorchas, la misa internacional en la basílica subterránea de San Pío X, la procesión eucarística, el viacrucis, el baño en las piscinas de los enfermos…

En la peregrinación, que ha estado encabezada por el administrador diocesano de Palencia, d. Antonio Gómez, y el consiliario de la hospitalidad de Lourdes, D. Eduardo Calvo, los aproximadamente 30 jóvenes que han acudido han prestado su ayuda como voluntarios de los enfermos, a quienes llevaban a cada uno de los actos, ayudaban en los hospitales a levantarlos y acostarlos, y los acompañaban a lo largo del día.

Como todos los años, hemos podido comprobar como el Señor, a través de la intercesión de su madre la Virgen en su advocación de Nuestra Señora de Lourdes, bendice a la peregrinación y a la hospitalidad diocesana de Palencia, pues han sido unos días donde a través del rostro de los enfermos y de la oración confiada a la Virgen en la gruta de las apariciones, así como las distintas actividades, hemos podido constatar la presencia de Cristo entre nosotros.