Archivo de la categoría: Verano

JMJ Cracovia 2016

SAM_1956

Durante la segunda mitad del mes de julio, respondiendo a la convocatoria que el papa Francisco hacía a los jóvenes de todo el mundo a acudir a la XXXI Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia, los seminaristas palentinos partimos hasta Polonia acompañados de algunos jóvenes de Palencia. Participamos en la peregrinación que organizó la Delegación de Juventud de Madrid, uniéndonos a la parroquia de San Jorge (parroquia madrileña en la que René ha llevado a cabo su actividad pastoral los últimos dos años en el seminario).

Así, salíamos de Palencia el 15 de julio, haciendo la primera parada en Lourdes, donde poníamos esta peregrinación a los pies de la madre de Dios, en la gruta de las apariciones. La siguiente etapa fue Lyon, donde pudimos celebrar un día la Eucaristía en la catedral, y al día siguiente en la basílica de Notre Dame de Fourvière, así como conocer la ciudad francesa. Ese mismo día nos trasladamos a dormir a Tréveris, en Alemania, donde al día siguiente rezamos laudes en la basílica de San Matías (que contiene los restos del apóstol Matías), y tras comer en un parque de la ciudad y celebrar la Eucaristía en la catedral, partimos hacia Fránckfurt. Allí pasamos únicamente una noche, ya que al día siguiente viajábamos hasta Breslavia, ya en Polonia, donde durante 3 días completos estuvimos participando en los días en las diócesis (días previos a la JMJ). Allí estuvimos alojados en casas de familia, que nos brindaron una gran acogida a todos los peregrinos, tratándonos como miembros de su propia familia.

Tras los días de Breslavia, el lunes 25 peregrinamos hasta Częstochowa, santuario mariano polaco, donde nos juntamos a todos los jóvenes españoles que participaban en la JMJ en una Eucaristía que presidió el presidente de la Conferencia Episcopal Española, D. Ricardo Blázquez. Ya desde esa misma noche dormimos en nuestros alojamientos, polideportivos cercanos a Cracovia, dispuestos a vivir esos días con el corazón abierto y atento a la acción de Dios. En Cracovia tuvimos la oportunidad de poder visitar el campo de concentración y exterminio de Auschwitz (ante el cual el papa, unos días más tarde, pedía perdón a Dios por tanta crueldad). Y estuvimos participando en todos los actos centrales con el papa: en la ceremonia de acogida y en el viacrucis en el parque Jordan, Błonia. Allí escuchamos por primera vez las palabras que el papa Francisco nos dirigía a los jóvenes, animándonos a no quedarnos quietos en nuestra comodidad, a llevar la misericordia de Dios al mundo entero.

Por último, el sábado 30 nos trasladamos hasta las afueras de Cracovia, donde la organización de la JMJ había dispuestos el “Campus Misericordiae”, el espacio donde tendría lugar el encuentro del papa Francisco con los jóvenes en la vigilia de adoración y la misa final de envío. Tras varias horas de viaje y caminata, pudimos unirnos a los 2 millones de personas que allí estaban para participar de la vigilia de adoración, escuchar los 3 testimonios que 3 jóvenes expusieron ante el Santo Padre y toda la gente, y prestar atención a las palabras de Francisco. Allí pasamos la noche, para al día siguiente, tras levantarnos, participar en la Eucaristía final de envío, donde el papa anunció que la próxima JMJ a nivel mundial tendría lugar en Panamá en el año 2019.

Para terminar esta peregrinación, en la vuelta de Cracovia, paramos en Turín, donde asistimos a la ceremonia de recepción de los restos del beato Pier Giorgio Frassati, patrono también de esta JMJ, y que habían estado en Cracovia. También celebramos la Eucaristía en la basílica de María Auxiliadora, donde reposan los restos de San Juan Bosco.

En estos días los seminaristas hemos podido ser partícipes de la catolicidad y universalidad de la Iglesia, hemos entablado relaciones con gente de diversos países y culturas, y sobre todo, hemos podido ver el rostro de Jesucristo en cada una de las diversas personas con quienes nos cruzábamos. Sin duda, la JMJ ha sido una experiencia que no podemos dejar de recomendar a todo joven católico.

Anuncios

Final de curso

13427830_512965248904082_439086204545881702_n

Con el mes de junio, han llegado los exámenes al seminario, y el final de curso para nosotros, los seminaristas. Para René, además, este final de curso ha sido especial, pues al acabar el quinto curso en la facultad de teología, se ha enfrentado a las tesis finales de bachillerato (un examen escrito y otro oral de 50 temas, acerca de lo que se ha visto en toda la carrera: una síntesis teológica), logrando felizmente aprobarlo y obteniendo así el título de bachiller en teología. Álvaro y Daniel terminaban un poco antes los exámenes finales del 4º curso.

Sin duda, uno de los momentos más importantes de este final de curso ha sido la ordenación del nuevo obispo de Palencia, D. Manuel Herrero. Los seminaristas pudimos estar presentes en la catedral de Palencia el 18 de junio, en su consagración episcopal y toma de posesión como nuevo pastor de la diócesis. A él mostramos nuestra colaboración y le encomendamos ante Dios para que le guíe en su ministerio apostólico como pastor de la Iglesia que peregrina en Palencia. Al final del artículo os dejamos algunas fotos de la ceremonia.

Álvaro y Daniel, tras acabar el curso, pasaron unos días de convivencia con la comunidad de cuarto del seminario en Santander. Así, aprovecharon para hacer una revisión del curso, a la vez que pudieron descansar después del intenso mes de junio repleto de exámenes finales. Durante esos días, René se quedó en Madrid, puesto que se examinaba de las tesis de bachillerato en los últimos días del mes de junio.

Terminado el curso, durante el verano se abre el período de nuevas actividades en las que estaremos los seminaristas, desde campamentos con niños y adolescentes, pastoral de exequias, JMJ, y distintas actividades con las parroquias en las que estamos de pastoral.

Pastoral de exequias

SAM_1718

Durante los últimos días del verano, antes de comenzar el curso, tanto Daniel como René están realizando en Madrid una pastoral de exequias. René está en el cementerio de la Almudena de Madrid, y Daniel en el cementerio sur. Durante una semana, atienden a las familias que acuden al cementerio para enterrar a un ser querido que acaba de fallecer, oficiando el responso por el difunto. En el responso piden a Dios por el eterno descanso de su alma, para que perdone los pecados del fallecido y que, purificado, llegue pronto a habitar junto al Padre.

Pese a las dificultades propias de una pastoral como esta, es una experiencia que a ambos les está resultando muy positiva. Ante la muerte, los cristianos tenemos la esperanza puesta en la resurrección y la vida eterna. Y estos días están ayudando tanto a Daniel como a René a ser conscientes de esta verdad, a la vez que escuchan, dan consuelo a las familias de los fallecidos, y rezan por los difuntos.

  12000851_10204278111382196_6286510952422917577_o

Acogida cristiana en el Camino de Santiago

image

Entre el 7 y el 16 de agosto, Álvaro ha estado en albergue parroquial de Carrión de los Condes, donde cada día las Hnas. Agustinas del monasterio de la Conversión, acogen a unos 50 peregrinos de diferentes nacionalidades, en mitad su peregrinaje hasta la tumba del apóstol Santiago. Durante estos días ha podido comprobar, en primera mano, la gran labor de acogida y la tarea apostólica que se realiza en nuestra diócesis con los peregrinos que pasan cada día por la ciudad palentina.

La jornada de las hermanas y los hospitaleros comienza con el rezo del Oficio de lecturas, la meditación del Evangelio y el rezo de Laudes, a las 6:30 de la mañana. Después del desayuno comienzan las tareas de limpieza y acondicionamiento del albergue para que, cuando los peregrinos lleguen, encuentren el lugar lo más acogedor y confortable posible. A las 12 abre sus puertas el albergue parroquial de Santa María, donde los peregrinos son recibidos con la mejor de las sonrisas y un vaso de zumo o té que las hermanas les ofrecen para tratar de calmar su sed. Tras unas horas de acogida y de atención a los peregrinos, comienzan las actividades de la tarde con el rezo de las Vísperas (17:30) a las que sigue el encuentro musical (18:00) al que se acercan cada tarde vecinos de Carrión y peregrinos de otros albergues a disfrutar compartiendo sus cantos y habilidades musicales. Tras el encuentro y antes de la celebración de la Santa Misa en iglesia parroquial (20:00), se ultiman los preparativos para la cena compartida que tendrá lugar tras la bendición del peregrino, que se imparte después de la celebración de la Eucaristía.

La labor del albergue Santa María, no es una simple acogida sin más. Se trata de un constante memorial de la parábola del buen samaritano donde sacerdotes, hermanas y hospitaleros se desviven por hacer del Amor la seña de identidad del cristiano, llamado a cuidar del prójimo como el mismo Cristo hace con cada uno de nosotros cada día.

Agradecemos a D. Julio, D. Nacho y a la Comunidad de la Conversión su empeño por convertir a la parroquia de Carrión de los Condes en un testimonio visible del amor de Dios en medio del mundo.

image

29ª peregrinación diocesana a Lourdes

11822574_887766104636714_4849158950181596196_n

 

Del 1 al 5 de agosto los seminaristas participamos en la 29ª peregrinación diocesana a Lourdes. De la diócesis acudieron unos 300 peregrinos, entre los que se encontraban enfermos, voluntarios, sacerdotes, médicos y enfermeros y jóvenes. A lo largo de estos 5 días hemos podido participar de varios de los actos que tienen lugar en el santuario mariano: el rosario de la procesión de antorchas, la misa internacional en la basílica subterránea de San Pío X, la procesión eucarística, el viacrucis, el baño en las piscinas de los enfermos…

En la peregrinación, que ha estado encabezada por el administrador diocesano de Palencia, d. Antonio Gómez, y el consiliario de la hospitalidad de Lourdes, D. Eduardo Calvo, los aproximadamente 30 jóvenes que han acudido han prestado su ayuda como voluntarios de los enfermos, a quienes llevaban a cada uno de los actos, ayudaban en los hospitales a levantarlos y acostarlos, y los acompañaban a lo largo del día.

Como todos los años, hemos podido comprobar como el Señor, a través de la intercesión de su madre la Virgen en su advocación de Nuestra Señora de Lourdes, bendice a la peregrinación y a la hospitalidad diocesana de Palencia, pues han sido unos días donde a través del rostro de los enfermos y de la oración confiada a la Virgen en la gruta de las apariciones, así como las distintas actividades, hemos podido constatar la presencia de Cristo entre nosotros.

Idiomas en verano

SAM_1619

Durante el mes de julio, dos de los seminaristas palentinos, Daniel y Álvaro, estamos en Waterford, Irlanda, en una residencia de ancianos que dirigen las Hermanitas de los Pobres. Durante estos días estamos teniendo la oportunidad de practicar continuamente el inglés a la vez que realizamos una labor de voluntariado, ayudando en todo lo que las monjas nos piden. Principalmente ayudamos en las horas de las comidas en el comedor con los ancianos, y en algunas tareas de limpieza, así como en las actividades que se realizan con los ancianos en la residencia. Y en algunos ratos de descanso también aprovechamos a hacer turismo por la zona en la que nos encontramos, gracias a la ayuda del sacerdote de la parroquia que tenemos junto a la residencia (quien nos ha llevado a conocer alguna ciudad, como Kilkenny), y personal y voluntarios de la residencia (como Mary, gracias a quien pudimos visitar Cobh, la ciudad de la que partió el Titanic, además de un monasterio cisterciense)

La posibilidad que nos ofrece el seminario de poder realizar esta experiencia de voluntariado en un país de idioma inglés es muy positiva, pues así nos ayuda a conocer mejor y dominar esta lengua, realizando mientras tanto una tarea de voluntariado que durante el curso lectivo es más complicado hacer, debido a las actividades ordinarias del seminario y las clases

Final de curso en el seminario

11377257_384782755055666_268606531278226506_n

El pasado fin de semana terminábamos los exámenes y con ello celebramos el final de curso en el seminario de Madrid. Este año, además, tuvo el día una nota especial. El rector del seminario, D. Andrés García de la Cuerda, se despedía del seminario, del que ha formado parte durante 38 años (10 como formador, y los 28 siguientes como rector). Así, el viernes 19, el último día de exámenes, por la tarde, celebramos una eucaristía de acción de gracias en el seminario, presidida por el arzobispo de Madrid, d. Carlos Osoro. Al finalizar la eucaristía, hubo varios discursos de acción de gracias por parte de algunos formadores, que dejan el seminario tras haber sido nombrados vicarios episcopales de las vicarías de Madrid, del secretario del seminario, y del instituto de las Siervas de Cristo Sacerdote, así como el de D. Andrés García, cuyo nuevo cargo en la diócesis madrileña será el de vicario del clero.

Finalizada la eucaristía, celebramos el final del curso con una barbacoa en el aparcamiento interior del seminario, a la que también asistió el nuevo equipo de formadores con el nuevo rector.

Fue el lunes 22 cuando dimos la bienvenida al nuevo equipo formativo del seminario, con D. Jesús Vidal a la cabeza, quien será nuestro próximo rector a partir de ahora. En una eucaristía, nuevamente presidida por el arzobispo de Madrid, el nuevo rector hizo el juramento del cargo. D. Carlos Osoro, en la homilía, insistió mucho en que el nuevo equipo trabajara la misericordia en la formación sacerdotal, de acuerdo al año de la misericordia, convocado por el papa Francisco a partir del 8 de diciembre de este mismo año.

Esa misma tarde, los seminaristas fuimos con nuestros respectivos cursos a pasar 3 días para tener una convivencia de revisión con nuestros cursos. Mientras que Álvaro y Daniel estuvieron en Sotillo de la Adrada, en el monasterio de las Agustinas de la Conversión, René pasó la convivencia en una casa de espiritualidad en Jávea, Valencia.

Con el final del curso, los seminaristas ya estamos nuevamente en Palencia, para pasar unos días de descanso, y dar comienzo a las diferentes actividades de verano.